Como preparar un Vodka con Tónica con Vodka Citadelle 6C

La Vodka Citadelle 6C es un vodka Premium suave. Es un vodka francés y lo elabora la destilería Cognac Ferrand, la misma que también destila Citadelle.

Se elabora con agua del río Gensac y trigo francés de primera calidad. Tiene nada menos que seis destilaciones, de las cuales cinco se realizen en columna y la última en un alambique de cobre con un doble proceso de filtración. Lo particular de este vodka es que se le añade una pequeña cantidad de especias en la última destilación por lo que el vodka tiene un aroma muy especial y le da un sabor muy herbáceo al vodka tonic.

Nota de Cata Vodka Citadelle 6C

En nariz el vodka Citadelle 6C tiene ligeras notas a hierbas (e incluso a enebro). En boca es un vodka muy suave y fino. Tiene muy ligeras notas a hierbas e incluso un pequeño toque cítrico.

 

Receta Vodka Tonic con Citadelle 6C

El vodka 6C es un vodka Premium muy fino y elegante, el vodka perfecto para preparar un vodka tonic clásico. Se prepara en una copa tipo Highball con bastante hielo de buena calidad (muy frío y de sabor neutro, 5-7 cubos). Se añaden 4-5 cl vodka 6C y se rellena con tónica. Para este vodka que tiene su propio aroma recomendamo tónica Fever Tree clásica, para no enmascarar el sabor del vodka. Se añade un pequeño chorro de zumo de limón y se decora con 1/8 de lima.

Cómo preparar un Vodka Tonic?

El Vodka Tonic se está poniendo de moda. Después de la moda de los Gin Tonics, poco a poco el vodka el primo hermano está empezando a cobrar protagonismo. Y tiene todo el sentido del mundo:

  • el vodka es inoloro, por lo tanto lo puedes beber sin preocuparte que luego vayas a desprender este característico olor a ginebra
  • el vodka es el destilado más puro que menos resaca da
  • el vodka tiene un sabor neutro, con lo que vamos a percibir el sabor de todos los toppings que el coctelero va a añadir.

En resumen, el vodka es la bebida perfecta para mezclar un coctel refrescante para una hora de relax.

 

Entonces, cómo se prepara el Vodka Tonic Perfecto?

Receta del Vodka Tonic

La receta clásica del Vodka Tonic pide por un ‘highball glass’. Como puedes ver en la foto, es un vaso parecido a las antiguas copas de tubo, pero un poco más bajo y ancho.

Se llena con hielo en cubos. La calidad del hielo es muy importante! Idealmente debería ser hielo de agua mineral, porque el hielo se irá deritiendo con el tiempo y por lo tanto debería tener un sabor lo más neutro posible. Por otra parte, el hielo debería estar frío, frío. Su punto ideal es cuando sale del congelador y tiene este aspecto casi gris – si lo tacaramos los dedos se nos quedarían pegados por lo frío está, pero obviamente lo manejamos con una pinza de hielo. Llenamos la copa de hielo, lo normal suelen ser entre 5 y 7 cubos de hielo.

Removemos con una cuchara el hielo para enfriar la copa y luego vacíamos el agua que el hielo puede haber soltado.

El siguiente paso es añadir la vodka: echamos unas 4-5 cl de Vodka Premium, como por ejemplo Grey Goose. Aunque en teoría el vodka tiene poco sabor, luego la calidad de una buena vodka siempre se nota.

Después añadimos una tónica Premium según nuestro gusto. Considerando que para el vodka tonic vamos añadir un poco de zumo de lima, lo ideal es una tónica con bastante carbonatación, como por ejemplo la Schweppes Original. La razón es que el ácido cítrico presente en los frutos cítricos reacciona con el anhidrido carbónico (vamos, con el gas) de la tónica, y la tónica pierde el gas más rápido. Por eso es mejor elegir una tónica con bastante gas. Al igual que se suele hacer para el gin tonic, intentamos que la tónica no caiga directamente en la copa, sino la dejamos caer sobre una cuchara para que no se rompa tanto la burbuja de la tónica.

El último paso es la guarnición. El vodka tonic clásico lleva una o dos rodajas de lima (a diferencia del gin tonic, en el que sólo se utiliza un twist – o sea la piel – en el vodka tonic se suele utilizar una rodaja entera). Hay quienes exprimen la rodaja en la copa para aumentar el sabor cítrico, pero esto ya es cuestión de gustos.

 

A disfrutar!